page-heading

La Obispa Presidente de la ELCA emite un mensaje pastoral sobre el racismo COVID-19 y la supremacía blanca

La Obispa Presidente de la ELCA emite un mensaje pastoral sobre el racismo COVID-19 y la supremacía blanca

 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero, todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo. - 1 Corintios 12:12

Querida iglesia,

¡Cristo ha resucitado de verdad! ¡Aleluya!

Durante la incertidumbre de la pandemia de COVID-19, me siento alentada por su resistencia y creatividad en nuestro testimonio de la vida, la muerte y la resurrección de Jesucristo. También estoy inspirada por su generosidad. A través del Fondo de Respuesta ELCA COVID-19 y nuestras Subvenciones del pan diario, estamos brindando un apoyo crítico a los ministerios con dificultades pero vitales en toda esta iglesia. A través de Lutheran Disaster Response International hemos intensificado nuestro acompañamiento de socios globales. Juntos somos Iglesia.

Este es un momento difícil para todos nosotros. Al mismo tiempo, sabemos que una carga desproporcionada de enfermedad, muerte, discriminación y acoso recae en las comunidades de color. Esta pandemia ha exacerbado el racismo y las desigualdades raciales profundamente arraigadas en la sociedad y en toda la iglesia. Vemos esto en el creciente racismo anti-asiático y el número desproporcionado de muertes en comunidades negras, indias americanas y latinx. He tenido conocimiento de los líderes de las asociaciones étnicas de la ELCA cómo se experimenta en la vida real la información que vemos en las noticias. He escuchado a líderes de color compartir el impacto de esta pandemia en sus comunidades, en sus vidas y en sus ministerios. Estas historias son difíciles pero importantes, razón por la estamos lanzando una serie especial en LivingLutheran.org para elevar estas voces y que todos las escuchemos. También buscamos asegurarnos de que nuestra respuesta COVID-19 atienda más efectivamente a las realidades del racismo y la desigualdad racial. Juntos somos Iglesia.

Recientemente, en ciudades de todo el país, hemos visto mensajes horribles antisemitas y de supremacía blanca que se muestran durante las protestas públicas contra las órdenes del gobierno que tienen la intención de proteger vidas. No importa nuestra política u opiniones sobre nuestros líderes elegidos y sus políticas, todos debemos unirnos sobre la base de los compromisos de nuestra iglesia de condenar el racismo contra los pueblos indígenas y las personas de color, supremacía blanca, sexismo y antisemitismo siempre que ocurran. Ya sea que nuestras iglesias y comunidades sean racialmente diversas o predominantemente blancas, nuestro trabajo por la justicia racial y económica para todas las personas es un trabajo para todos nosotros. Juntos somos Iglesia.

Así como Dios nos ha unido a la muerte y resurrección de Jesucristo en el bautismo, estamos unidos el uno al otro. Pablo nos ayuda a entender esto al hablar del único cuerpo de Cristo, con muchos miembros. Si bien esto siempre es cierto, tal vez lo sentimos más agudamente en este momento de distanciamiento físico. En nuestro anhelo de ser una iglesia juntos, seamos aún más intencionales al compartir unos con otros, aliviando las cargas de los demás, consolándonos mutuamente en nuestro miedo y dolor, condenando lo que es contrario al evangelio y viviendo nuestro convenio bautismal "para luchar por justicia y paz en toda la tierra ".

 

En asociación,
Rvda. Elizabeth A. Eaton
Obispa Presidente, ELCA

Close